viernes, 9 de marzo de 2018

(Vídeo) Celebración del 90 cumpleaños de Pedro Casaldaliga en Zaragoza

A modo de relato de la fiesta...

¡GRACIAS PEDRO!

Querido amigo y compañero de “caminhada” Pedro: Esta tarde hemos celebrado tu noventa cumpleaños en el Centro Pignatelli de Zaragoza. La memoria viva de Monseñor Romero, en nuestro Comité zaragozano, y nuestro querido e incansable internacionalista Juan Carlos Burillo, han ejercido de anfitriones. Ha sido un cumpleaños atravesado por la poesía. A través de la voz y de los ojos de Marta Navarro, y de muchas compañeras, hemos podido experimentar como la poesía y la pasión por la libertad acortan la distancia entre el Ebro y el Araguaia. Sin pedirte permiso, nos hemos seguido asomando a tu corazón de poeta para compartir contigo “los ojos abiertos, atento el oído, y el paso ligero”.


 ¡GRACIAS PEDRO! 


No han faltado, de distintas maneras, JosemariVigil, Leonardo Boff, Jesús Mª Alemany, Juanjo Tamayo, y hemos repasado y agradecido tu “frágil terquedad” recordándonos que “la historia de Dios es la historia de la gente, y la historia de la gente cambiando”.


 ¡GRACIAS PEDRO! 


También esta tarde hemos intentado contigo contemplar “el vuelo del Quetzal”, “aprender a leer las aguas” de todos los ríos de aquí y de allá, “abrir el corazón rotundamente como una granada abierta”, sentirnos polvo y arcilla de una “tierra sin males” que agradece e integra el clamor de las selvas mutiladas, de los bosques calcinados, de los ríos contaminados, de las montañas horadadas, y sobre todo, el grito de Berta Cáceres y de todos los compañeros y compañeras, mártires de la Madre Tierra. 


¡GRACIAS PEDRO! 


El reportaje de Lisardo García Bueno ha acercado también a nuestra celebración de cumpleaños a los Karajás, Tapirapés, y todos los pueblos indígenas con quienes intentáis compartir voz y destino. “Espérame, desnudo y libre, como un niño indio, que aún no han podido civilizar”. Y hemos vuelto a atisbar el “asalto a nuestra conciencia” de europeos blindados que intentan cientos de miles de refugiados, con el Mediterráneo convertido en un clamoroso cementerio.


 ¡GRACIAS PEDRO!


 Las mujeres y su causa también han brindado por ti con buen moscatel. A través de los ojos y el corazón de Pili Añón, Carolina, Concha, Montse, Marga, Chini, Manoli. Marta, Ana y tantas otras has calentado ya un poquito las esperanzadoras y utópicas movilizaciones del próximo 8 de Marzo. “¡Si nosotras paramos, se para el mundo!” Vamos a hacer huelga laboral, estudiantil, de consumo y de cuidados, para que la Causa de las Mujeres y del Feminismo continue desafiando y desestabilizando al imperio capitalista y patriarcal. Las mujeres y los hombres de por acá queremos que nos sigas cuidando y queremos también seguir cuidándote. 


¡GRACIAS PEDRO! 

Hemos acudido a tu cumpleaños creyentes, agnósticos, ateos y personas de dudosa clasificación, alimentando esos maravillosos “equívocos” que confunden a quienes buscan el poder y el control. Luz, migrante colombiana, cuidadora de Carmen Murillo –que nos presidía-, de confesión evangélica, te ha conocido esta tarde a través de nosotras y ha orado y bendecido a Dios por tu vida. Ella ha simbolizado para nosotras tu defensa incondicional del diálogo interreligioso, intercultural, interétnico y de todos los diálogos. 


 ¡GRACIAS PEDRO! 


Como pueblo de Dios te reconocemos y te felicitamos en tu condición de Obispo. Hemos recordado tu Mitra (“sombrero de paja sartanejo”), tu Báculo (“la verdad del Evangelio”), tu Anillo (“la fidelidad a la Nueva Alianza del Dios Liberador y la fidelidad al pueblo de esta tarde”), tu Escudo (“la fuerza de la Esperanza y la libertad de los Hijos de Dios”) y tus Guantes (“el servicio del Amor”). Acabamos de comenzar la Cuaresma y nos invitas a contemplar al “Dios pobre y masacrado” y con tu “América Latina será mi cruz definitivamente”, nos invitas a ponerle rostro, carne y territorio a nuestras cruces “provocadoras”. Con tu rebelde fidelidad nos estás ayudando a situar a la Iglesia en el precario terreno de lo relativo, desidolatrándola, refiriéndola siempre a Jesús y al Reino.

 ¡GRACIAS PEDRO!


 La celebración de tus noventa años ha estado atravesada de una espiritualidad “extraña y contrahegemónica”. De los viejos y altos muros del Monasterio de la Resurrección, ha salido Isabel, Canonesa del Santo Sepulcro, para sumarse a tu silencio y a tu palabra proféticas. Y Macu, religiosa Carmelita. Y Concha Orús, nicaragüense zaragozana. Y Fausto, sacerdote y misionero resistente. Y Jorge, Eusebio y Fernando, profesores y, sobre todo, educadores que acompañan y cuestionan. Y Chesús, escritor y activista político. Y Ricardo, Ángel y tantos otros miembros de nuestras Comunidades Populares de Zaragoza. 

¡GRACIAS PEDRO! 


Camino de la Pascua de todas, nos sigue conmoviendo que cultives el silencio, la belleza y la palabra “inútilmente” porque nos hace bien, y alimenta el fuego del Reino de Dios frente a todos los imperios, aparentemente vigorosos e impunes como nunca. 

¡GRACIAS PEDRO! 


De la misma forma que le recordabas a Fidel Castro, hace ya muchos años, que es a los mayores a quienes corresponde bendecir, queremos que en tu noventa cumpleaños, recibas la bendición de Carmen Murillo, Socia de Honor de nuestro Comité Oscar Romero de Zaragoza, que hace unos meses ha cumplido noventa y tres años y que esta tarde nos ha presidido simbólicamente y ha disfrutado como una niña de tu cumpleaños y de todas las gracias y encuentros que nos regalas. 

¡GRACIAS PEDRO

 por dejarnos formar parte, misteriosamente, de tu “corazón lleno de nombres”, en esta imparable y compartida Caminhada hacia la Utopia y la Pascua! 

¡TE QUEREMOS! En Zaragoza, a 16 de Febrero de 2018 COMITÉ OSCAR ROMERO DE ZARAGOZA ( Ángel, Montse, Tony, Concha, Joaquín, Ana, Jesús, Carolina, Milagros……) 

Agradecimientos a José Luis Terol, por esta preciosa carta.
 

martes, 13 de febrero de 2018

Querido hermano Pedro Casaldaliga



En Balsareny, Catalunya, el 16 de febrero de 1928, los ángeles celebraron tu nacimiento. Hoy, 90 años después, somos multitud de hombres y mujeres quienes nos unimos a tu acción de gracias al Dios de los pobres por el testimonio de tu vida misionera y martirial.

Nosotros, los Comités Óscar Romero de Europa, te sentimos siempre presente, como nuestro hermano mayor y fiel seguidor de Jesús. Tú contemplaste a los Comités Óscar Romero como un destello de solidaridad de San Romero de América y los acompañaste con tu testimonio y tu palabra.

Tu cuerpo, hermano Pedro, se va deteriorando, pero “en la medida que decae el hombre exterior, se rejuvenece el hombre interior”, nos dice Pablo (2 Co4,16). Así lo sentimos. Tu ministerio de pastor con olor a oveja,* tu pasión por la utopía *y tu espíritu siempre joven, lleno de energía y de esperanza *son* para nosotros una luz en medio de las sombras que envuelven este mundo neoliberal.

Tú eres un mártir viviente. Dios te ha dejado vivo hasta esta avanzada edad para que sigas siendo una luz profética en nuestra peregrinación hacia el mundo nuevo que tú soñaste y soñamos, signo de la presencia del reino de Dios.

Con cariño,

Tus hermanos y hermanas de los Comités Óscar Romero de Europa,

Febrero 2018

lunes, 12 de febrero de 2018

Portal de Pedro Casaldaliga

¡Hola!
Como amig@ de Pedro Casaldáliga y su obra, nos pareció que podría
interesarte mucho que, con motivo de los 90 años del autor, *estamos
lanzando un nuevo portal online
https://independent.academia.edu/PedroCASALDALIGA 
con toda su bibliografía, disponible a todo público para su descarga gratuita *-apedido expreso de Pedro-.
Libros, artículos, poemas y muchos más contenidos del autor están
terminando de ser subidos al portal, para que toda su obra quede
establemente garantizada para unas cuantas décadas, incluso cuando ya no estemos aquí.

*Acceder es muy fácil. *Todos los contenidos están almacenados en la
plataforma Academia.edu, y Pedro Casaldáliga tiene su propio sitio allí.
Puedes ver los títulos, descargarlos, comentarlos online con otros
aficionados, hacerte seguidor del portal y recibir notificaciones... *Echa un vistazo a la biblioteca online de Pedro AQUI
https://independent.academia.edu/PedroCASALDALIGA .*
*El próximo 16 de Febrero Pedro cumple 90 años, y qué mejor forma de celebrarlo que leyendo y compartiendo su obra*. Te pedimos hacer extensiva esta gran noticia, y comunicar el portal en tus redes y publicaciones, así como con todas las personas interesadas en su obra.

Te estaremos manteniendo informado de actualizaciones importantes y otras novedades vinculadas a nuestro gran amigo, escritor, teólogo y obispo emérito, Pedro Casaldáliga.

¡A tu salud, Pedro!

*José María Concepción Rodríguez*
Administrador de Obra y archivo
Biblioteca Online Pedro Casaldáliga
https://independent.academia.edu/PedroCASALDALIGA

sábado, 27 de enero de 2018

Los Comités Oscar Romero de Europa comunicamos:



Que nos solidarizamos con los países y las personas que están viéndose afectados por las políticas migratorias y los discursos recientes, peyorativos, xenófobos y racistas del gobierno del presidente de los USA, Donald Trump.

Así mismo denunciamos a las autoridades, instituciones gubernamentales y otras organizaciones que respaldan la medida del presidente Trump de eliminar el Estatus de Protección Temporal, TPS, y la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, DACA. Dichas organizaciones, ante el miedo y la angustia de cientos de miles de familias migrantes, están amenazando, capturando, persiguiendo, hostigando y cometiendo otros abusos que conllevan a una presión para que abandonen el país lo antes posible.

Instamos a la comunidad internacional a pronunciarse cuanto antes ante esta flagrante violación de los derechos de los migrantes recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en los artículos 2,3,5, 7,9, 12, 13, 15, 22, 23, 26 y 30.

España 26 de enero de 2018

Secretaría Comités Romero de Europa

lunes, 22 de enero de 2018

El etnocidio de 1932 en El Salvador, el mayor de los últimos siglos en el continente americano


Chano Ama, primero capturado y luego colgado
Tony Segovia /Comité Romero Aragón.
Cerca de la media noche del viernes 22 de enero de 1932, cientos de indígenas salvadoreños, mayoritariamente de la etnia pipil, armados apenas de piedras, palos y machetes, se tomaron los principales cuarteles de los pueblos y ciudades del oeste del país.
Era un ejército de hambrientos que iban descalzos y apenas vestidos con harapos los que pusieron en jaque a la incipiente dictadura del general Maximiliano Hernández Martínez. La rebelión, cuyo epicentro fue el pueblo de Izalco, estaba encabezada por su líder, José Feliciano Ama y, probablemente, planificado por Farabundo Martí y sus cercanos que habían sido capturados días antes.
La insurrección indígena, tuvo varias causas, pero las dos principales fueron: la falta de tierra, en manos de pocas familias, y los paupérrimos jornales que, según los dueños de la tierra, se había originado por culpa del crack del 29 estadounidense que había hecho caer en picada los precios del principal producto de exportación: el café.
El estallido social ya se venía venir. Unos meses antes había habido conatos de violencia, a raíz de que el General Martínez se había hecho con el gobierno mediante un golpe de Estado. Este anuló las elecciones que, no hacía mucho, había ganado el Partido Comunista Salvadoreño (PCS), de cuyo máximo líder, Farabundo Martí, eran simpatizantes la mayoría de los rebeldes.
El PCS llevaba en su oferta electoral una reforma agraria que iba a permitir distribuir las tierras ejidales; tierras que, pasada la independencia de 1821, los pocos y nuevos dueños de El Salvador, se habían repartido casi en su totalidad.

El acceso a la tierra había sido un problema para las comunidades indígenas desde la invasión española. Unos 100 años antes del etnocidio en mención, cuando la República de El Salvador aun no cumplía 10 años de vida, ante la falta de tierras, el indio Anastasio Aquino y su ejército de nonualcos, en reclama se habían alzado en armas en la zona paracentral del país contra los “próceres” de la independencia. Al cabo de algunas semanas los nonualcos fueron derrotados y su líder ejecutado.

Cuando se cumplieron 50 años de la rebelión nonualca en mayo 1881, el parlamento salvadoreño aprobó el acuerdo legislativo de febrero de ese mismo año en el que se eliminaba, (como dice el lingüista e historiador salvadoreño Jorge Lemus en su libro El Pueblo Pipil y su Lengua. De vuelta a la Vida) de un plumazo las pocas tierras comunales que aun gozaban algunos indígenas, porque en franco acto de racismo, los diputados conservadores, aseguraban que "los indígenas impedían el desarrollo agrícola del país". El siguiente año el presidente Rafael Zaldivar hizo que la ley entrara en vigencia.

 
Ya en la alborada de los años 30 del siglo pasado, es decir, un siglo después de los nonualcos, el problema no solo seguía siendo el mismo, sino que se había agravado. La población rural vivía en la miseria; en las ciudades el desempleo era altísimo, el analfabetismo en las clases populares rondaba el 90% y la esperanza de vida no superaba los 40 años. El salario de un campesino se pagaba en especie, y consistía en 2 tortillas de maíz y un puñado de frijoles cada día. Las condiciones de los campesinos e indígenas contrastaban con la parafernalia en la que vivía la oligarquía.
El economista salvadoreño Rafael Menjivar Larín, (Santa Ana 1935- Costa Rica 2000), Doctor Honoris Causa de la universidad de Barranquilla, Colombia, en su libro Acumulación Originaria y Desarrollo del Capitalismo en El Salvador, editado en 1980 por EDUCA, explica que los niveles de ingresos de la oligarquía, producto del crack del 29, no solo se mantuvieron, sino que incluso, en algunos casos, habían aumentado. La crisis agrandaba la brecha entre ricos y pobres, y lucha de clases empezaba a vislumbrarse seriamente en El Salvador. 
Para el sábado 23 de febrero de 1932, el occidente del país había amanecido tomado por los insurrectos y con los militares de la dictadura derrotados. La población civil fue convocada a las principales plazas de sus pueblos para proclamar la libertad y elegir popularmente, y por primera vez en su historia, a sus alcaldes de origen indígena y campesino. La tierra, IV siglos después, volvía a ser comunal.
El alcalde, Fco. Sánchez antes de ser fusilado

Pero la libertad duró poco. Dos días después, la dictadura, que era descomunalmente superior en armas, militares y demás recursos aportados por los terratenientes, hizo retroceder a los rebeldes, y unos 4 días después finalmente fueron derrotados.

Los muertos, hasta la primera semana después del levantamiento, habían sido unos cientos, pero la brutal represión (bendecida por la iglesia católica) que llegó posteriormente, culminó en una auténtica cacería de brujas que dejó como saldo más de 35 mil muertos. La mayoría eran indígenas que poco o nada tenían que ver con la rebelión. 
 
Feliciano Ama fue capturado y colgado antes del 2 de febrero en la plaza de la Iglesia de la Asunción de su pueblo natal, Izalco. Ese mismo día se dio orden a todo el pueblo, so pena de muerte, de ir a apalear el cadáver en la soga. El que no lo hizo fue considerado colaborador. Casi simultáneamente al ahorcamiento de Ama, Farabundo Martí estaba siendo fusilado en el muro norte del cementerio general de San Salvador.
 
Como según el dictador Martínez, la conspiración indígena se había hecho en lengua náhuat, mandó a prohibirla junto a las otras lenguas nativas. Quedó también prohibido celebrar todos los rituales ancestrales y portar machete en la vía pública. Ser indígena y mayor de 14 años, o parecerlo, conllevaba un grave riesgo. La población negra que para esa época ya era muy reducida, y que no había participado en la insurrección, también fue proscrita. El pueblo lenca asentado en el noroeste del país, ignorante de la situación, igualmente sufrió la represión.
Con la dictadura de Martínez prácticamente desapareció la cultura pipil y El Salvador cambió para siempre. Actualmente, los mestizos que son cerca del 90% del total de la población, y la mayoría con rasgos indígenas, se sienten avergonzados de su origen; los indígenas de origen pipil y lenca no llegan al 1% y los nahuahablantes no superan la media docena. Del resto, que son blancos europeos, buena parte pertenecen a la clase dominante.
La humillación de los pueblos originarios no terminó con el etnocidio de 1932, puesto que los vencedores, descendientes de los que por siglos han mancillado a los indígenas, están actualmente representados en el partido de ultra derecha, ARENA, que lanza siempre su inicio de campaña electoral en Izalco, como símbolo de la victoria de los “”demócratas”” sobre los “”comunistas”” y del “”bien”” contra el “mal”.
Pero losfamiliares de los vencidos, que nos negamos a olvidar, sabemos que fue la victoria de los ricos blancos contra los indígenas empobrecidos, y tristemente sin ningún partido político que nos represente.
A mis tíos-abuelos, a Chano Ama, a Francisco Sánchez, Farabundo Martí, Luna, a sus familiares, a los que ese día tomaron el cielo por asalto y a los pueblos originarios del mundo que luchan por su liberación, va este recuerdo.

Zaragoza, España, 2018